HISTORIA de las ALFOMBRAS

Alfombras hechas a mano, tiendas en Galicia | Alfombras artesanas Ishghabad

lana


 










HISTORIA DE LAS ALFOMBRAS 

En la denominación de alfombras orientales se incluye; todas las anudadas a mano cuya confección tiene lugar en un vasto territorio que se extiende desde Turquía en el norte hasta Asia Menor, la India y China en el sur, pasando por los territorios del Caucaso, Persia, Uzbekistán, Turkmenistán, Afganistán y Pakistán. De todos estos países cabe destacar la superioridad de las alfombras Persas no solo por su producción más elevada, si no también por una mejor calidad y un prestigio universal.Historia de las alfombras

 

Las técnicas de anudado son principalmente dos, el nudo asimétrico, llamado nudo Persa, Senneh o Farsibaft, y el nudo simétrico, conocido como nudo Turco, llamado Ghiordes o Turkbaft. Su diferencia más clara en la técnica consiste en el hecho que, en el nudo asimétrico ambas urdimbres están completamente cerradas por el hilado de lana, mientras que en el simétrico una de las urdimbres queda libre. Para concluir hay que destacar que las alfombras con el nudo Persa principalmente son más resistentes. La razón es, que en alfombras con nudo Persa el pelo tiene una caída horizontal y por lo tanto cubre y protege mejor a los nudos.

 

Anudado de una alfombraLos materiales más utilizados para la composición de una alfombra son la lana, el algodón y la seda. Se eligen según las distintas exigencias que se presentan y según a su disponibilidad en los lugares de producción. Entre los materiales nombrados la lana ocupa el primer lugar, disponible en abundancia en todo el oriente. La mejor lana es la del lomo y de la espalda, mientras que la fibra más apreciada para elaboración de alfombras con gran finura se llama Cork en idioma de los Iraníes. Tras el esquileo que tiene lugar en la primavera, la lana se lava se carda y se hila.


LA TIERRA DE LAS ALFOMBRAS Tierra de alfombras

El imperio Persa ha estado siempre entre los principales productores de alfombras, caracterizados por una extrema variedad decorativa y por una esmerada realización. El periodo de esplendor de la arquitectura y artesana Persa fue durante la dinastía Safawiyeh, particularmente durante el rey Shah Abbas Safawi. 

El siglo XVIII trajo un retraimiento de la tejedurilla, debido a los desordenes que siguieron a la caída del imperio Safawiyeh (1722). Con el siglo XIX se asiste en todo el territorio a una fuerte reanudacion de la tejedurilla de alfombras, cuyos estilos decorativos estaban ahora ya firmemente ligados áreas y poblaciones especificas; fueron determinantes para su renacimiento las iniciativas de compras comerciales europeas como las Inglesas, cuya masiva petición de alfombras para exportar incentivo y condición; la producción en ciudades como Arak, Sarug y Ferahan mientras que, en efecto, en las principales ciudades sarug en grandes manufacturas en las áreas rurales, donde los comerciantes buscaban mano de obra barata, aumentando los telares.

 

Inicialmente se exportaban las alfombras producidas para el uso local, con los tradicionales colores y diseños, pero con el tiempo, la producción se resintia; de las exigencias comerciales y se oriente hacia modelos (a menudo de nueva concepción), que por el color, diseño y formato respondan perfectamente a las demandas de la clientela europea.

Esto se comporto a comienzos del siglo XX un gradual empeoramiento de la calidad y para evitar que la tradición persa se viniese a menos frente a la exigencia de realizar productos cada vez más comerciales, en los años treinta el Shah, Mohamad Reza Pahlavi impulso la fundación de un organismo con el fin de mantener vivos los diseños y las técnicas del pasado, entonces nació la empresa estatal de alfombras persas con el nombre, Sherkate Farsh de Irán (compañía de la alfombra estatal de Irán), que durante casi 70 años desde su nacimiento has mantenido superioridad en el mercado.


Catálogo